Seleccionar página

Los que entran en el reino de los cielos son los hijos de la promesa a través de Dios Madre.

 

gal4-28

 

Sin la promesa, no podemos ser llamados como los hijos de Dios. La promesa que Dios nos permitió es la vida eterna.

 

1Jua2-25

gal4

 

Porque ella es libre, ella es Dios. Pero no somos libres porque somos pecadores. Y por eso, debemos encontrar con Dios Madre en la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial para ganar la vida eterna a través de Dios Madre.

 

Sin Dios Madre, nadie puede ser el hijo de la promesa. Es que Dios profetizó ante Dios Madre vino a esta tierra. Ella es la llave al reino de los cielos.